Editorial

Nuevo La Revolución neolítica. Orígenes del Estado, el patriarcado y la desigualdad social Ver más grande

La Revolución neolítica. Orígenes del Estado, el patriarcado y la desigualdad social

Raúl Cruz

Hacia el 3500 antes de nuestra era, aparecen los primeros signos de la formación del Estado en el Creciente Fértil. Desde su origen, el Estado fue una asociación inextricable entre el poder constituido y la casta sacerdotal.

Más detalles

9,00 €

Más

Las páginas de «La Revolución neolítica: orígenes del Estado, el patriarcado y la desigualdad social», de Raúl Cruz, miembro fundador y actual de la revista matritense «Contrahistoria», analizan el surgimiento de fenómenos como la agricultura, el dinero, la prostitución, la propiedad privada, los ejércitos, la escritura, las ciudades, los templos, la embarcación a vela, el esclavismo, la ganadería, el patriarcado, la familia nuclear, el derecho, la rueda o el trabajo por cuenta ajena, configurando, siempre ante el advenimiento del Estado, una enmarañada madeja de la que al tirar de cualquiera de sus hilos es entrevista la conexión de una serie de acontecimientos que transformaron radicalmente el destino del ser humano.

Hacia el 3500 antes de nuestra era, aparecen los primeros signos de la formación del Estado en el Creciente Fértil; más concretamente, en Mesopotamia, nombre que significa «entre ríos» por referirse a una región ubicada entre los ríos Tigris, Éufrates, Gihón y Pishón que corresponde con el actual Iraq. El Estado, artefacto mortífero y subyugador de voluntades, fue ideado principalmente para la guerra y la recaudación de impuestos, infundiendo el terror en los corazones de los primeros pobladores que, incapaces de ofrecer una resistencia consciente y organizada, presenciaron su aparición. Desde su origen, el Estado fue una asociación inextricable entre el poder constituido y la casta sacerdotal, imbricados de tal forma que la población subyugada no imaginó siquiera una resistencia colectiva ante un matrimonio de conveniencia que se atribuía la gestión de las terroríficas fuerzas sobrenaturales. Con su poder organizaba el trabajo, establecía el curso de la economía y obligaba a tributar en favor de una élite gracias a las primeras acumulaciones de bienes que reportaron la invención de la agricultura y la ganadería. El nacimiento del Estado, asistido por un grupúsculo de naturaleza belicosa e intención expoliadora, supuso una verdadera involución de las relaciones sociales y humanas, inaugurando una vía ulteriormente hegemónica dentro del abanico de posibilidades con las que contaba el genio del homo sapiens. Aun imponiéndose frecuentemente por la fuerza, la emergencia del Estado no fue un camino exclusivo en la historia naciente de los seres humanos, existiendo constancia de otras importantes formas de organización social sin evidencias arqueológicas de jerarquías o templos, de mandos o guerras, basadas en la igualdad y la armonía de los pueblos con su entorno natural.

Esperamos haber acertado en la diana con la publicación del trabajo de Raúl Cruz, un buen dardo contra la línea de flotación de las relaciones humanas verticales y sus apologetas.

La Rosa Negra Ediciones / Madrid, 2018 / 140 págs.; rústica con solapas; 11,7x17,3 cm / ISBN 978-84-946886-3-8

30 other products in the same category: